AmCham Colombia, Cámara de Comercio Colombo Americana

Cuatro consejos del WTTC para la reactivación del turismo



En diálogo con AmCham Colombia, la presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, Gloria Guevara, resaltó la necesidad de un apoyo decidido de los gobiernos al sector, la homologación de los protocolos de seguridad a nivel internacional y la eliminación de restricciones de viaje para poder reactivar la industria turística en todo el mundo.

Bogotá, 23 de septiembre de 2020 (AmCham Colombia).- Un enfoque internacional coordinado que permita restablecer las operaciones efectivamente, experiencias de viaje sin contratiempos, adopción de protocolos globales estandarizados y un apoyo gubernamental decidido al sector turístico son los cuatro principios fundamentales que deberían adoptar los Gobiernos, alrededor del mundo, para la recuperación de la industria turística, según las recomendaciones del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés). 

“En primera medida, debe existir un enfoque internacional coordinado, tanto al momento que se abran las fronteras, en el caso de los países que las mantienen cerradas, como cuando se remuevan estas barreras. Para que estos procesos sean efectivos deben hacerse de forma coordinada entre los sectores público y privado y con los países alrededor, pues de nada sirve la reapertura sin unas reglas claras de juego”, aseguró Gloria Guevara, presidenta del WTTC, durante una charla virtual convocada por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia.  

De otra parte, se le debe brindar a los turistas una experiencia de viaje sin contratiempos o Seamless Journey Experience, con componentes de salud y las últimas tecnologías, en dos etapas: antes y después de la vacuna. Antes de que la vacuna esté disponible, aceptada y distribuida en el mundo, los gobiernos deben definir, de forma conjunta y coordinada, un protocolo internacional de pruebas para no exportar el virus y, de esa forma, poder restablecer los viajes internacionales. Una vez las personas estén vacunas, estas deben tener una identificación digital que les evite hacerse la prueba y los demás protocolos de seguridad.  

Otro principio está relacionado con la adopción de protocolos globales, los cuales deben ser estandarizados y consistentes, tanto en el sector privado como en el Gobierno de cada país, para no generar confusiones entre los viajeros, de manera que todos puedan tener la misma experiencia, se recupere su confianza y, al mismo tiempo, se reduzcan los contagios. 

El último principio es el apoyo gubernamental continuo al sector turístico en términos de incentivos fiscales, liquidez, protección de los trabajadores y promoción de las inversiones. “Es fundamental todo el apoyo que se le pueda dar a esta industria. Los gobiernos que más están ayudando al sector turístico son los que se van a recuperar más rápido; así mismo, los países que no le están ofreciendo ningún tipo de apoyo están dañando el tejido empresarial y va a ser más difícil su recuperación”, advirtió Guevara.  

Lecciones que han dejado crisis anteriores  

En los últimos años, el WTTC ha evaluado alrededor de 90 crisis diferentes y su impacto en el turismo, las cuales han dejado algunas lecciones importantes. Una de ellas fue la crisis del ‘9/11’, a causa de los ataques terroristas que ocurrieron en septiembre de 2001 en Estados Unidos, en la cual el sector turístico tardó entre tres y cuatro años recuperarse porque cada país implementó sus propios protocolos de seguridad, midió el riesgo de forma diferente, no hubo consistencia ni acompañamiento del sector privado, lo que demostró que es fundamental tener protocolos estandarizados y trabajar conjuntamente entre países.

“Otra fue la crisis financiera de 2008 que, aunque tuvo un fuerte impacto, se logró una recuperación muy rápida, gracias a que se creó la plataforma G20 y hubo una coordinación mucho más estructurada entre los países y una colaboración público-privada sin precedentes, que fueron fundamentales para salir nuevamente adelante”, puntualizó la presidenta del WTTC.  

Durante los brotes de SARS, MERS y Ébola se identificaron los síntomas y se aislaron a los contagiados, permitiendo que las personas pudieran viajar sin necesidad de una vacuna, lo que facilitó la reactivación del sector turístico.  

“Ahora, con la covid-19 la situación es diferente porque hay entre un 50% y 80% de casos asintomáticos y eso es lo que más nos ha afectado. Por ello, es fundamental hacer las pruebas y el rastreo de los contagios, eso es lo que ha diferenciado a los países más exitosos, que han podido hacerle pruebas no solo a las personas con síntomas sino a las asintomáticas”, señaló Guevara.  

Recuperar la confianza de los viajeros, el principal reto. 

De cara a la reactivación del turismo mundial, actualmente, el WTTC tiene dos prioridades. Por una parte, promover la reconstrucción de la confianza de los viajeros, implementando el uso de protocolos estandarizados para reducir los riesgos, ofreciendo una experiencia de viaje consistente y ayudando a los gobiernos a establecer normas unificadas. 

De otro lado, busca que se eliminen las restricciones de viajes, incentivando la apertura de fronteras de forma coordinada entre los gobiernos y el sector privado, remplazando las cuarentenas con pruebas unificadas y acciones efectivas de rastreo, y estableciendo corredores turísticos entre países bajo una coordinación internacional.  

Para este mismo fin, el WTTC emitió el Safe Travels Stamp, un sello de viaje seguro que reconoce a los destinos que adoptan protocolos para el cuidado de la salud de los viajeros, los cuales están estandarizados de acuerdo con las normas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). “A la fecha, hemos otorgado este reconocimiento a 100 destinos y países, entre ellos Colombia, y hay 90 más en proceso. Con este sello buscamos recobrar la confianza de los viajeros y promover los viajes seguros”, explicó Guevara.  

Y es que, urge la recuperación de la industria turística, teniendo en cuenta que ha sido una de las más golpeadas y con mayor impacto en la actual pandemia. “En un principio estimábamos que, en este sector, se iban a ver afectados 50 millones de empleos, pero, hasta hoy, las pérdidas son de 121 millones en empleo y de 3.400 billones de dólares. De no mejorar este panorama, se espera que cerremos el año con una cifra mucho más negativa, que representaría la pérdida de 197 millones de empleos y 5.500 billones de dólares”, alertó la presidenta del WTTC.     

Puede ver el conversatorio completo aquí