“Reducción de la jornada laboral encarecería el trabajo”: Juan Carlos Echeverry




En diálogo con AmCham Colombia, el exministro de Hacienda y exdirector de Planeación Nacional, Juan Carlos Echeverry aseguró que esta reforma encarecería la creación de empleo y les complicaría la vida a las empresas. También habló de la necesidad de fortalecer las exportaciones no mineras y mejorar las condiciones locales para avanzar en la estrategia de nearshoring. 

Bogotá, 10 de diciembre de 2020 (AmCham Colombia).– En una presentación ante empresarios de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, el exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, aseguró que el proyecto de ley que busca reducir en ocho horas la jornada laboral en Colombia, impulsada por el Centro Democrático, “encarecería el trabajo, dado que, por el mismo salario se tendrían menos horas trabajadas”. 

“Dudo que esa reforma se apruebe ‘a pie juntillas’. Es una propuesta que tiene más un efecto político que el soporte solidario del Gobierno, por lo que, no creo que el Gobierno y los empresarios vayan a perder esa pelea; es posible que se reduzcan unas horas, pero no necesariamente serán seis u ocho horas”, aseguró el exfuncionario. 

Agregó que aunque la reducción en la jornada laboral les complicaría la vida a las empresas, no sería una complicación ‘brutal’ ni afectaría la competitividad internacional, pero sí resaltó la necesidad de aumentar el volumen de negocios, atraer más inversión extranjera, tener una mayor penetración en los mercados internacionales y unas exportaciones más sólidas. 

Vea la presentación completa del exministro Juan Carlos Echeverry aquí:

Colombia debe fortalecer las exportaciones no mineras 

En materia de comercio exterior, Echeverry enfatizó en que Colombia no puede depender de la tasa de cambio y debe volver a aprender a exportar bienes diferentes de los hidrocarburos, sin abandonarlos, ya que dan un piso fundamental de ingreso de divisas y también de actividad económica. 

“Necesitamos que otras exportaciones como las manufactureras, agrícolas, de servicios y turísticas se recuperen, de manera que Colombia pase de exportar 45.000 millones de dólares como hace en este momento, lo cual es insuficiente para una economía del tamaño nuestro tanto en población como en PIB y, ojalá, lleguemos a 80.000 millones de dólares en un plazo razonable”, indicó. 

Competitividad, clave para avanzar en el nearshoring 

Otro de los aspectos en los que el país debe mejorar para atraer un mayor número de empresas, a través de la estrategia de nearshoring, es la competitividad. De acuerdo con Echeverry, el grueso de las acciones debe ser de tipo local, desde ciudades como Barranquilla, Cartagena y el Valle del Cauca que son las más cercanas a los puertos, pero también de parte del Gobierno que debe enviar señales de estabilidad tributaria.  

“Las costas Caribe y Pacífica están haciendo un gran esfuerzo para atraer empresas que están haciendo reshoring desde China y que ven a Colombia con buenos ojos por su estabilidad política y económica y su cercanía geográfica, pero necesitan unas condiciones locales de oferta de mano de obra, de entrenamiento en inglés, de disponibilidad de finca raíz y de energía eléctrica que demuestren que podemos ofrecerles unas condiciones similares a las que reciben de países como México o Costa Rica”, señaló el exfuncionario. 

Con Biden se desescalará la guerra comercial con China 

Frente al manejo que le dará el Gobierno del electo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a las relaciones con China, Echeverry sostuvo que no cambiará demasiado frente a lo que está haciendo el presidente Donald Trump, pero sí habrá una desescalada en la guerra comercial.  

“Probablemente esto no lo va a hacer con base en aranceles ni con una retórica agresiva, puesto que Biden se ha caracterizado por ser moderado y conciliador, pero, en este momento sería popularmente inaceptable, dentro de Estados Unidos, que se perdiera lo que se ha ganado en términos de presentar una posición mucho más fuerte frente a China”, explicó.  

En el caso de América Latina, si bien no es una prioridad para Estados Unidos, Echeverry considera que es una buena ocasión para que se repotencie la política internacional frente a la región y dado que uno de los temas esenciales serán las inversiones en temas como las tecnologías 5G, “Colombia tendría la oportunidad de recuperar el interés del Gobierno Biden si se vuelve importante en algunos desarrollos empresariales y tecnológicos”.