Déficit comercial de EE. UU. es tan grande como cuando asumió Trump




Uno de los errores de su Gobierno  fue imponer aranceles al acero y al aluminio en Europa, Japón y muchos otros países.

Bogotá, 15 de diciembre de 2020 (Portafolio) – Los Gobiernos de todo el mundo recurrirán a Katherine Tai, nominada por el presidente electo, Joe Biden, para ser la representante comercial de Estados Unidos, para dimensionar la magnitud de la ruptura que la próxima Administración planea hacer con la actual.

El propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó ocho décadas de política estadounidense al no considerar el comercio liberalizado como un objetivo.

Él y su representante comercial, Robert Lighthizer, estaban más dispuestos a implementar aranceles y a la amenaza de aranceles que sus predecesores, y estaban ansiosos por socavar instituciones multilaterales como la Organización Mundial del Comercio. Sin embargo, estos métodos no produjeron los beneficios prometidos.

El déficit comercial que critico Trump es tan grande como cuando asumió el cargo. El resurgimiento del empleo en el sector manufacturero se había estancado incluso antes del covid-19, en parte porque los aranceles de Trump y las represalias que los inspiraron a veces han perjudicado a los fabricantes.

Canadá y México acordaron el proteccionismo regional para la industria automotriz que querían Trump y Lighthizer, pero se proyecta que eso tendrá un costo para los empleos estadounidenses.

La Administración logró que China aceptara comprar productos estadounidenses, pero no, hasta ahora, que realmente hiciera las compras. Biden tiene un historial mixto en relación al comercio.

Pero los malos resultados del enfoque de Trump y el creciente apoyo popular al comercio deberían alentarlo a el y a Tai, quien se ha desempeñado como asesora comercial principal del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, a cambiar de rumbo. No faltan formas de mejorar la política comercial de EE.UU. Aquí hay siete.

Usar a la Organización Mundial del Comercio para perseguir los intereses de EE.UU. En lugar de bloquear los nombramientos para la OMC y amenazar con abandonarla debido a quejas vagas e inventadas, la nueva Administración debería usarla para derribar las barreras a las exportaciones estadounidenses.

Eso significa presentar más casos, especialmente contra los abusos de China. También debería significar apoyar reformas en el organismo, como acelerar su proceso de resolución de disputas. Bajar los aranceles a los aliados de EE.UU.

Uno de los errores del Gobierno de Trump fue imponer aranceles al acero y al aluminio en Europa, Japón y muchos otros países, supuestamente en nombre de la seguridad nacional, pero realmente fue porque algunas compañías así lo querían.

Los aranceles sobre los paneles solares y las lavadoras afectan a los aliados y a los consumidores estadounidenses por igual. Una estrategia efectiva para contrarrestar el mercantilismo chino requerirá la coordinación con los aliados, y el abandono de estos aranceles lo alentaría.

Firmar nuevos acuerdos comerciales. Abandonar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica fue un error temprano de Trump, cuya Administración pasó años tratando de recrear algunos de sus beneficios, insertando algunas de sus disposiciones en la nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y analizando la creación de una alianza económica con países asiáticos.

Idealmente, la Administración Biden revertirá ese error y también renovará el trabajo sobre un pacto comercial transatlántico.

Fortalecer las cadenas de suministro. El Gobierno tiene un papel que desempeñar para garantizar que el país tenga acceso a los productos, servicios e insumos que necesita. Sin embargo, especialmente desde que el covid-19 ataco, la Administración Trump ha utilizado esta preocupación como una razón para el proteccionismo, que en si mismo puede hacer menos seguras las cadenas de suministro.

Lighthizer condenó a las empresas estadounidenses por construir cadenas globales de suministro en un “deseo de ‘eficiencia’ similar al de un leming”, ignorando el hecho de que las empresas también tienen un incentivo para buscar la resiliencia.

Un enfoque más estratégico seria identificar vulnerabilidades y luego considerar múltiples soluciones, que pueden incluir aranceles y subsidios, pero también pueden requerir simplemente reservas y llegar a acuerdos con los aliados.

Eliminar aranceles sobre bienes intermedios y de capital. Una alta proporción de los aranceles estadounidenses se aplica a productos que las empresas estadounidenses utilizan para fabricar sus propios productos. (Eso incluye los aranceles al acero y al aluminio mencionados anteriormente).

Una justificación común de las restricciones comerciales, que pueden perjudicar a los consumidores, pero beneficiar a los empleadores, no puede justificar la mayoría de ellas.

Sin embargo, la legislación estadounidense a veces prohíbe que la Comisión de Comercio Internacional tenga en cuenta como los aranceles pueden dañar a las empresas nacionales antes de imponerlos.

Biden y Tai deberían presionar al Congreso para que cambie la ley. Reducir el poder presidencial para aumentar los aranceles. Trump abuso del poder que el Congreso concede a los presidentes para aumentar los aranceles por razones de seguridad nacional.

El Congreso debe reducir la autoridad del presidente para que mas de una persona deba autorizar nuevos impuestos y cualquier nuevo conflicto comercial con otros países.

Reducir la incertidumbre. Algunos economistas han estimado que la imprevisibilidad de los aranceles de Trump le costó cientos de miles de millones de dólares a la
economía mundial.

La Administración Biden puede llevar a cabo su política comercial de una manera menos aleatoria, por ejemplo, anunciando objetivos claros y usando aranceles como último recurso. Tai y Biden no podrán igualar la grandilocuencia de Trump y Lighthizer y siquiera deberían intentarlo. Compilar un mejor registro debería, por otro lado, ser factible.

Publicado en Portafolio, disponible aquí