EE. UU. crece 6.5% durante el segundo trimestre del año, recuperando su producción a niveles prepandemia




Confianza del consumidor en Estados Unidos asciende a 129.1 

Bogotá, 03 de agosto de 2021 (AmCham Colombia). – El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos creció a tasa de 6.5% durante el segundo trimestre del año de acuerdo con la Oficina de Análisis Económico (BEA, por sus siglas en inglés), consolidando el retorno de la economía sus niveles previos a la pandemia del covid-19.

Aunque la tasa de crecimiento se sitúa 0.2 puntos porcentuales por encima de la tasa observada en el primer trimestre del año, la previsión del mercado era de 8.5%. La apertura generalizada de establecimientos y constante respuesta gubernamental, así como el ritmo de vacunación han sido factores que han permitido recuperar lo perdido por la crisis económica.

El aumento del PIB responde principalmente al incremento en los gastos de consumo personal (+11,8%), inversión fija no residencial (+8%), exportaciones (+6%). Los bienes y servicios crecieron a tasas de 11,6% y 12%, respectivamente, distinguiendo los bienes durables y no durables, así como los servicios de alimentación, alojamiento y recreación.

Si bien el aparato productivo se encuentra en un momento trascendental, es pertinente enfatizar que la economía aún lucha contra los cuellos de botella en la producción, reflejando una caída de 9.8% y 7% en la inversión residencial y de estructuras con relación con el primer trimestre del año.

La incertidumbre a causa de la propagación de la variante Delta y el posible surgimiento de nuevas cepas ha ocasionado pérdidas en los mercados de valores ante el riesgo de un retroceso en la recuperación económica. No obstante, el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, sostuvo que hay un porcentaje de estadounidenses suficiente para evitar nuevos confinamientos.

Confianza del consumidor asciende a 129.1 

De acuerdo con el último reporte por The Conference Board, el índice de confianza del consumidor para julio se ubicó en 129.1, registrando su nivel más alto desde febrero de 2020 y superando la expectativa mensual de 125, mientras que para junio el dato se revisó al alza, pasando de 127.3 a 128.9. Por tanto, se aprecia una tendencia positiva en la valoración de las condiciones actuales.

El índice de Situación Actual, que mide la opinión de los consumidores sobre las condiciones actuales del mercado, subió a 160.3 en julio desde 159.6 en junio. Además, cerca del 26.4% de los consumidores afirmaron que las condiciones para el sector empresarial son buenas, y en relación con el mercado laboral el 54.9% afirmaron que el empleo es abundante.

De otro lado, las intenciones de gasto aumentaron en julio, con un mayor porcentaje de consumidores que dijeron que planeaban comprar casas, automóviles y electrodomésticos en los próximos meses. Por consiguiente, el gasto de los consumidores debería seguir apoyando un crecimiento sólido para el segundo semestre del año.

La Fed mantiene la tasa de interés en 0.25%

El Comité Federal de Mercado Abierto mantuvo los tipos de interés y las compras de activos en 120.000 millones de dólares al mes hasta que se produzca un progreso sustancial en materia de empleo e inflación. Sin embargo, es probable que los avances en la vacunación reduzcan los efectos de la crisis de salud pública en la economía, pese a que los riesgos vigentes en las perspectivas económicas.

La trayectoria del esquema productivo sigue dependiendo del curso del virus y la eventual propagación de nuevas variantes. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell afirmó que mientras el covid-19 se continúe expandiéndose y tenga tiempo para el desarrollo de nuevas variantes, nadie puede estar completamente a salvo. En consecuencia, hizo un llamado a la cautela sobre la decisión de modificar la tasa de interés.

Finalmente, se hizo énfasis en la consecución de una inflación a largo plazo de 2% junto con un nivel de pleno empleo, de tal modo que el comité tendrá en cuenta una amplia gama de información, incluidas las lecturas sobre la salud pública, las condiciones del mercado laboral, las presiones de la inflación y las expectativas de inflación, y la evolución financiera e internacional.