Estados Unidos monitorea de cerca dos buques de guerra iranís que presuntamente se dirigen a Venezuela




Las razones por las que estas naves se dirigen hacia el continente americano aún son desconocidas y tampoco hay claridad sobre el cargamento que transportan.

Bogotá, 01 de junio de 2021 (Semana)-. Las agencias de inteligencia de Estados Unidos se encuentran monitoreando el recorrido de dos barcos de guerra iranís que al parecer se dirigen hacia Venezuela, según pudo confirmar el medio Politico con tres fuentes anónimas que conocen de cerca la situación. El hecho es visto como una movida provocadora por parte del régimen iraní en medio del momento tenso que atraviesan las relaciones entre ambas naciones.

Según el medio estadounidense, una de las dos embarcaciones es el Makran, un buque del Ejército de la República Islámica de Irán con una plataforma de operaciones que se lanzó el 13 de enero de 2021 y se construyó sobre un antiguo barco petrolero. Esta nave que hace parte de la estrategia de fortalecimiento militar de Irán, según se conoció inicialmente, tiene la capacidad para cargar hasta seis helicópteros, cuenta con amplia artillería y tiene herramientas para desarrollar guerras electrónicas.

Tanto el destino como la carga de las embarcaciones aún son desconocidas por los oficiales de Estados Unidos, pero se cree que podrían dirigirse hacia las costas de Venezuela, un país con el que el Estado del medio oriente ha afianzado relaciones en los últimos años en medio de las sanciones que ambos tienen por cuenta del país norteamericano.

Según las fuentes de Politico, el régimen de Nicolás Maduro ha sido advertido por parte de funcionarios estadounidenses de que recibir estas embarcaciones sería un error. Sin embargo, aún no se conoce si el gobierno venezolano ha hecho caso a las advertencias pues en los últimos años su intercambio comercial y estratégico con el régimen iraní ha sido constante.

Hasta el momento, las autoridades de Estados Unidos, Irán y Venezuela se han negado a dar declaraciones al respecto, pero lo cierto que es el hecho genera tensiones en Estados Unidos justo en momentos en que el presidente Joe Biden intenta retomar los diálogos con el gobierno iraní y reingresar al acuerdo de 2015 para frenar el programa nuclear de Irán, del cual el expresidente Donald Trump se había retirado en el 2018.

El temor de Estados Unidos es que estas embarcaciones puedan cambiar su destino en cualquier momento, pero además que minen la confianza y la autoridad de la potencia norteamericana en el resto del hemisferio occidental, en donde el régimen iraní ha querido ganar apoyos en los últimos años con la ayuda del gobierno chavista.

Históricamente, Teherán se ha opuesto a la presencia de buques de guerra estadounidenses en la región del Golfo Pérsico y anteriormente había amenazado con hacer una demostración similar de fuerza en países latinoamericanos, considerados como el “patio trasero de Estados Unidos”. Sin embargo, esta amenaza nunca se había cumplido anteriormente y por eso el destino de estos barcos que aún se encuentran navegando aguas del continente africano encienden las alarmas de las autoridades estadounidenses.

Publicado en Semana, disponible aquí