Inflación en EE. UU. cede levemente a 8,3% en agosto ante menores precios de la gasolina 




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.  

Bogotá, 13 de septiembre de 2022 (AmCham Colombia). Las presiones sobre el nivel general de precios en Estados Unidos se suavizaron a una tasa anual de 8,3% en agosto, indicando una ralentización del costo de vida en el último mes, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales. Este resultado atendió principalmente a la caída de los precios de los combustibles como la gasolina, pese a que Índice de Precios al Consumidor (IPC) superara la previsión de 8,1% realizada por analistas económicos encuestados por Bloomberg.

En el transcurso de agosto, la inflación avanzó a un ritmo mensual de 0,1%, luego de no presentar una variación porcentual en su revisión para julio, lo que sugiere un comportamiento resistente de los precios con relación la política monetaria contractiva de 2022. La inflación básica, que excluye la volatilidad de los precios de los alimentos y combustibles, aumentó un 0,6% mensualmente, una intensificación de 0,3 puntos porcentuales respecto al dato revisado de 0,3% de julio.

La resiliencia en el nivel general de precios en agosto respondió principalmente a la dinámica de las divisiones económicas como mobiliario y actividades domésticas (+1%); vehículos nuevos (+0,8%); atención médica (+0,7%); y cuidado personal (+0,6%), principalmente. En contraste, los costos asociados a la energía observaron una senda a la baja, alcanzando una tasa mensual de 5% en agosto, una desaceleración más pronunciada frente al 4,6% de julio, siendo producto de una reducción de 10,6% en la gasolina. 

En lo que refiere a la vivienda, la inflación cerró en 0,7% en agosto, un auge de 0,2 puntos porcentuales con referencia al 0,5% de julio, impulsado por las alzas de 0,7% y 0,1% en los índices de alquileres y alojamiento por fuera del hogar. Mientras tanto, los precios de los alimentos repuntaron 0,8% en agosto, consolidándose como el incremento más pequeño desde diciembre de 2021 y contrastando con el nivel de 0,7% reportado para el cierre de julio.  

De otro lado, la disminución de la inflación menor a la prevista por el mercado reconfigura las perspectivas del sistema financiero ante los mayores temores de una nueva subida de 75 puntos básicos en las tasas de interés, lo equivalente a un rango de 3% y 3,25%. Sobre este particular, el banco central determinará el próximo 21 de septiembre su decisión de política monetaria para el tercer trimestre del año, comprendiendo el doble objetivo de máximo de empleo y anclaje de las expectativas de inflación. 

Servicios se fortalecen en el transcurso de agosto 

El desempeño del sector servicios siguió un comportamiento positivo, luego de que el índice ISM PMI avanzara hasta 56,9% en agosto, una lectura 0,2 puntos porcentuales superior al dato de 56,7% registrado para julio, según el Institute For Suply Management. Al respecto, el balance mensual se ubicó por encima de la estimación de 55,1% realizada por economistas consultados por Bloomberg, siendo consecuente con un mejoramiento en los encadenamientos productivos y la gestión logística.   

El indicador de nuevos pedidos reforzó nuevamente el dinamismo de los servicios tras alcanzar el 61,8% en agosto, lo correspondiente a una subida de 1,9 puntos porcentuales con referencia a la revisión de 59,9% notificada para el cierre de julio. En esa línea, la medición de la actividad empresarial llegó al 60,9%, un aumento de 1 punto porcentual relativo al 59,9% de julio, sugiriendo una trayectoria favorable para el aparato productivo por tercer mes consecutivo. 

Por su parte, la métrica de empleo reversó su tendencia a la baja en agosto, superando el umbral de 50%, que denota un período de expansión, y afianzando una cifra de 50,2%, equivalente a un alza de 1,1 puntos porcentuales frente al 49,1% de julio. Este escenario contrapone las limitaciones del mercado laboral derivadas de la política monetaria, pese a las escasez de trabajadores cualificados y las altas distorsiones salariales en los sectores. 

Las industrias que respaldaron el crecimiento de los servicios en agosto fueron, en su orden, minería; operaciones inmobiliarias, alquileres y arrendamientos; servicios públicos; construcción; educación; información; transporte y almacenamiento; comercio mayorista; asistencia sanitaria y social; administración pública; finanzas y seguros; gestión empresarial y servicios de apoyo; servicios profesionales, científicos y técnicos; y servicios varios, respectivamente.