Ventas de viviendas nuevas en EE. UU. pierden impulso frente al alza en los tipos hipotecarios 




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.  

Bogotá, 31 de mayo de 2022 (AmCham Colombia). – La Oficina de Censo de Estados Unidos dio a conocer que el número de viviendas unifamiliares nuevas en lo corrido de abril se situó en 591.000, una disminución de 16,6% con referencia a la lectura revisada de 709.000 de marzo. En este sentido, el resultado se consolidó como la cuarta caída consecutiva en el indicador, contrastando con las estimaciones acerca de la venta de 750.000 inmuebles, de acuerdo con analistas económicos consultados por Bloomberg

En abril, el balance anual en la comercialización de bienes raíces unifamiliares nuevos también observó un menor impulso luego de presentar un descenso de 26,9% con posterioridad al dato revisado de 809.000 para abril de 2021. Entretanto, el precio promedio de las unidades residenciales ascendió a US$ 570.300 en abril, lo correspondiente a una variación mensual de 8,9% en comparación con la media de US$ 523.900 notificada para el cierre de marzo. 

Desde la óptica del inventario de viviendas destinadas para la venta, se manifestó un incremento hasta 440.000 inmuebles, una cifra equivalente a una oferta para 9 meses conforme al ritmo de comercialización actual. Por consiguiente, en el transcurso de abril se percibió un robustecimiento de 9,1% en la disponibilidad de bienes raíces en el mercado inmobiliario, seguidamente de tomar como período de referencia marzo de 2022, cuando se reportó una oferta de 407.000 unidades residenciales.  

En virtud de lo anterior, el enfriamiento en los niveles de demanda también podría ser producto del contexto actual de un mayor endurecimiento en la política monetaria de la Reserva Federal a fin de anclar las expectativas de inflación. A tal efecto, vale la pena mencionar que los planes del banco central de establecer alzas graduales en los tipos de interés suponen un traspaso de costos a productos hipotecarios, tales como las hipotecas de tipo variable y préstamos con garantía hipotecaria. 

Si bien la escalada en los precios de bienes y servicios ha incidido en las decisiones de compra de los consumidores, el encarecimiento materiales de la construcción a un ritmo de 19% exhibe retos adicionales en la proveeduría de bienes raíces a precios más competitivos. No obstante, la presencia de un mercado laboral fuerte y ausencia de préstamos hipotecarios de alto riesgo a los existentes a principios de la década de 2000 destacan como un parte de tranquilidad a los mercados dada su resistencia a eventuales subidas en las tasas de interés de la Fed.  

Segunda revisión del PIB en el primer trimestre llegó a -1,5% 

La Oficina de Análisis Económico (BEA, por sus siglas en inglés)revelóque la economía estadounidense se contrajo a un ritmo de 1,5% interanual durante el curso de los primeros tres meses del año conforme a la segunda revisión del indicador. Sobre este particular, la estimación se ubicó 0,1 puntos porcentuales por debajo de la cifra preliminar de -1,4% reportada previamente, lo que sobresale como el período de crecimiento más bajo tras el impacto de la pandemia del covid-19 en el segundo trimestre de 2020. 

Entre los principales componentes que contribuyeron a la desaceleración del PIB real en lo corrido del primer trimestre de 2022, se encuentran importaciones (-2,61 p.p.); inversión en inventarios privados (-1,09 p.p.); exportaciones (-0,62 p.p.); y gasto de administraciones federales (-0,4 p.p.). Aun así, algunas divisiones destacaron aportaron de manera positiva a la variación trimestral, puntualizando, gastos de consumo personal (+2,09 p.p.); e inversión fija no residencial (+1,16 p.p.), respectivamente  Vale la pena mencionar que, el suavizamiento del aparato productivo en el primer trimestre de 2022 se dio ante un panorama marcado por disrupciones en las cadenas de suministro, aumento de contagios por la variante Ómicron e incremento de la inflación. No obstante, el crecimiento fue sólido en términos de la demanda de los consumidores, donde el consumo personal, la mayor parte de la economía, ascendió un 2,7% anualizado en el primer trimestre, exhibiendo un repunte de 0,2 puntos porcentuales frente al dato de 2,5% notificado para el último trimestre de 2021