Ventas minoristas caen por tercer mes consecutivo




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.

Bogotá, 15 de enero de 2021 (AmCham Colombia). –  La oficina de Censo de los Estados Unidos informó que las ventas minoristas cayeron 0,7% en diciembre con respecto al mes inmediatamente anterior, por debajo de las expectativas de -0,2%. La cifra de noviembre fue revisada a la baja a -1,4% desde -1,1%. Sumada la caída de octubre de -0,1%, ya son tres meses consecutivos en los cuales las ventas minoristas han presentado disminuciones. Los resultados se suman a la evidencia de que la economía se ha golpeado con la segunda ola de contagios.

Los descensos son generalizados por sectores, aunque es más notable en el comercio electrónico, que se desaceleró fuertemente llevando a que las ventas fuera de las tiendas cayeran 5,8%, la mayor caída en la era pos-pandemia. El llamado grupo de control, que excluye elementos con precios volátiles como automóviles, estaciones de servicio, servicios de alimentos y suministros de construcción y, además se relaciona fuertemente con el consumo de los hogares del PIB, cayó 1,9% mes a mes después de haber caído 1,1 en noviembre y 0,1% en octubre.

Las restricciones a la movilidad relacionadas con la segunda ola, así como las tensiones en el mercado laboral que han llevado a pérdidas recientes en puestos de trabajo explican el comportamiento en último trimestre de las ventas minoristas, sin embargo, a pesar de haber terminado débil, fue un año positivo ya que estas lograron crecer 2,9% con respecto a diciembre de 2019.

Tensiones en el mercado laboral

El informe de situación de empleo de diciembre muestra que las nóminas no agrícolas cayeron 140.000, después de que el mercado laboral mostrara signos de debilitamiento en meses anteriores. Resultado que se ubicó debajo de las expectativas de un crecimiento de 50.000 en los puestos de trabajo evidencia que las medidas de contención siguen golpeando al mercado laboral, sumándose a la evidencia del efecto sobre la economía de la segunda ola y reforzando temores sobre el crecimiento económico durante la primera mitad de 2021 o hasta que se logre la apertura total de la economía con el programa de inmunización.

Con las medidas de quedarse en casa en California (uno de los estados más poblados de EE. UU.) y el cierre de restaurantes en ciudades como Nueva York, entre otras, el sector de ocio y hostelería es de los más golpeados con una perdida de 498.000 puestos de trabajo. El gobierno (-45.000), la educación y salud (-31.000) fueron los otros sectores con caídas en las nóminas. Todos los demás sectores presentaron aumentos en los puestos de trabajo.

Si bien la tasa de desempleo se mantuvo en 6,7%, es casi el doble del nivel pre-pandémico de febrero (3,5%) y todavía existen 9,8 millones de personas en desempleo más que antes de la pandemia. Situación que explica el comportamiento de las ventas minoristas, al reducirse los ingresos y caer la confianza del consumidor.

El panorama en 2021 no es muy distinto, las solicitudes iniciales de seguro de desempleo aumentaron 965 mil en la semana terminada el 9 de enero, muy por encima de lo esperado de 176 mil, lo que ha aumentado los temores sobre peores resultados laborales durante 2021 (es probable observar perdidas en las nóminas durante enero).  El mercado laboral mejorará cuando se tenga certidumbre sobre el control de la pandemia y esto no se logrará hasta que se logre inmunidad colectiva, según el doctor Fauci esto se dará hasta cuando se vacune el 90% de la población. A 13 de enero la cifra es cercana al 3% de la población.

Biden propone paquete de estimulo fiscal de 1,9 billones de dólares

En línea con los efectos que ha dejado la segunda ola sobre la economía estadounidense y la necesidad de apoyo por parte del gobierno, el presidente electo Joe Biden dio a conocer el que será su primer plan de gasto. El llamado “Plan de Rescate Estadounidense” por 1,9 billones de dólares se enfocaría en las transferencias directas a los ciudadanos (cheques de estimulo por 2.000 USD), apoyo al ingreso, lucha contra la pandemia y financiamiento a gobiernos estatales y locales.

Si bien lo anterior es una buena noticia para la recuperación económica, en un contexto donde la economía está parcialmente cerrada y la confianza disminuye, a medida que los ingresos de estimulo aumentan y los ingresos laborales disminuyen en menor medida, es poco probable que se impulse significativamente el gasto. Por el contrario, gran parte de los cheques de estimulo serían ahorrados, por lo tanto, la clave es poner fin a la pandemia. Una vez esto se logre, los ahorros serán fundamentales para impulsar el consumo, en especial en servicios.

También se espera que Biden presente un segundo paquete de gasto enfocado en infraestructura, energía renovable y lucha contra el medio ambiente. Factores que mantendrán el impulso económico durante algunos años más. Sin embargo, esto significa que eventualmente vendrá un ajuste fiscal con mayores impuestos.

La industria sigue a paso firme El informe de la Reserva Federal muestra que la producción industrial creció 1,6% en diciembre y la producción manufacturara creció 1%. Con esto y con las ventas minoristas en negativo, el inventario se ha está recuperando después de haber caído a principios de 2020. El sector se ha fortalecido gracias a la fuerte demanda desde Asia, medidas de contención menos fuertes que en otros sectores o más fáciles de adoptar y por los bajos inventarios. A pesar del resultado positivo, el sector es tan solo una pequeña fracción de la economía (10%) en comparación con el 70% del gasto de los consumidores que está cayendo. Además, la producción industrial sigue 2,8% por