El incremento del salario mínimo: una decisión entre amores y odios

28 de marzo de 2022

El aumento del salario mínimo no sólo ha traído beneficios, sino que además trae impacto en el tamaño de las organizaciones, en la inversión en la gestión del talento y en los sistemas pensionales

Bogotá, marzo de 2022 – Mucho se ha escuchado sobre el incremento del salario mínimo que decretó el Gobierno Nacional después del acuerdo tripartito entre las organizaciones sindicales y los gremios del país, que estableció un 10,07%, que significó el incremento real del 4.74%, el más alto de la historia en varios años. No todos creen que es una buena noticia. Los más pesimistas consideran que es una mera ilusión, arguyendo que la inflación en alimentos es del 28%; hasta la misión de empleo liderada por el economista Levy que sostiene que incrementos significativos en el salario mínimo genera barreras reales para la formalización de la economía.

Pero más allá de los análisis políticos y macroeconómicos, y reconociendo que es un tema sensible que tendrá muchas posiciones encontradas, es necesario resaltar las implicaciones prácticas en algunos sectores de la economía.

Por ejemplo, si hablamos del sector salud, en los últimos dos años de pandemia, hemos reconocido su rol protagónico y los esfuerzos que han hecho para la cobertura de las prestaciones asistenciales que demanda el COVID.

Específicamente en la actividad de aseguramiento obligatorio, los ingresos se definen por la Unidad de Pago por Capitación (UPC), y que de acuerdo con el Ministerio de Salud se definió un incremento del 5,42%, que en teoría debería trasladarse de EPS a IPS. ¿Pero qué traslado podrán hacer, si la inflación fue 5,60, los costos laborales de un importante número de trabajadores crecen al 10,07% y sus ingresos en una porción del 5,42%? Según la resolución 2381 de 2021 el artículo 7, las negociaciones con las EPS deberían ser del 5.42% ya mencionado, sin embargo, las negociaciones de aumento de tarifas ofrecido por las EPS fluctúa entre 2% y  5%.

“Un argumento equivocado, es suponer que las IPS no tenemos muchos trabajadores de salarios mínimos. Sin embargo el sector salud emplea personal de aseo, servicios generales, vigilancia, cocina y otros tantos que, si bien son fuerza laboral tercerizada en algunos casos, las IPS, es decir, los prestadores de servicios de salud deberán pagar su incremental. Esto implica un golpe certero a las finanzas del sector salud y ahonda aún más las ya deterioradas finanzas del sector” afirma Mauricio Rubio, Presidente del Hospital Méderi

Otro ejemplo que vale la pena mencionar es el sector financiero tradicional, en el cual las ordenadas estructuras organizacionales se respaldan en escalas salariales armónicas y altamente simétricas. Y ahora, ante el aumento del salario mínimo en los niveles mencionados se deben considerar entonces: ajustes en el número de niveles organizacionales, aplanamiento de las estructuras y simplificación de los requerimientos en los perfiles para desarrollo de carrera. Igualmente se deberá hacer una reflexión sobre los ajustes hechos a talento clave o cargos críticos y de otro tipo de consecuencias a las que también se debe hacer frente.

Esto se confirma en el último estudio de Mercer, en el que se hace referencia a acciones tomadas por las organizaciones luego de la ratificación del aumento de un 10,07% en el salario mínimo, donde más del 50% de las compañías expresaron que se han visto presionadas a repensar su estructura organizacional como efecto de la medida.

Algunos pensarán que se trata única y exclusivamente de los empleados que ganan 1 salario mínimo, pero en realidad esto impacta alrededor de 6 niveles en las estructuras salariales de las compañías, dado que al subir de manera significativa y por fuera de los presupuestado el nivel más bajo implicará que éste último llegará a niveles similares a su superior directo, por lo que también deberá ajustarse.

“De hecho, es necesario revisar y ajustar salarios entre la franja de 1 a 2 SMMLM si no queremos crear inequidades internas. Esta franja es muy sensible dado que, de un operario a un auxiliar de enfermería, -primer nivel del sector salud- las diferencias económicas no son significativas y si estos solo suben inflación y los operarios el 10%, estaríamos nivelando a personas con estudios para un oficio, con aquellos que no lo tienen” comenta el directivo del Hospital Méderi

Lo mismo sucede en aquellos niveles profesionales en donde se encuentra el salario mínimo integral, que, al tener un incremento en las mismas proporciones, presentará el mismo solapamiento con estructuras salariales de sus supervisores directos.

Otro aspecto que vale la pena mencionar es cómo la buena intención de un incremento de 4.74% por encima de la inflación, generará presiones en los procesos de negociación colectiva de todos los sectores, dado que los incrementos negociados están y estarán por debajo de dicha referencia. Es de esperarse, según expertos en estos asuntos laborales, mayor presión de las organizaciones sindicales, incluyendo presionar con tribunales de arbitramento dado que las etapas de arreglo directo serán retadoras. 

No podemos olvidar finalmente que esto tiene una impactante relevancia en el sector de las pensiones. En un país en el que muy pocos se pensionan, pero que quienes lo hacen en su mayoría lo hacen con el salario mínimo, evidentemente esto afectará las reservas actuariales. No importa si se trata de sector publica o privado, el impacto de incrementar pensiones en este porcentaje real, sin duda eleva el gasto fiscal del estado con Colpensiones, y deteriora el ya escaso mercado de rentas vitalicias del sector privado, dado que nadie puede capturar en las proyecciones este riesgo legal / político de los incrementos del salario mínimo. ¿Será esta una de las razones que lleva al Gobierno Nacional, a generar un proyecto de Decreto para que el salario base de cotización se incremente a 45 salarios mínimos mensuales vigentes?

“Las organizaciones deben prepararse más allá de soportar aumentos en sus presupuestos de compensación y beneficios, es el momento para repensar cuáles deben ser las mejores estructuras organizacionales que respalden su ejecución estratégica y que les permitan administrar de forma armónica y equitativa las contribuciones y su respectiva remuneración. Así mismo los efectos sociales de medidas económicas como esta en los sistemas de seguridad social no pueden pasar desapercibidos en un mundo en donde tenemos cada vez más riesgos de sostenibilidad y más necesidad de reformas de estos sistemas” completa Adriana González CEO Mercer para Andina, Centroamérica y el Caribe