¿Qué deben hacer las empresas para prevenir y mitigar el síndrome del burnout?

10 de octubre de 2023

El estrés laboral es la décimo segunda causa de muerte más importante a nivel mundial de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Bogotá 10 de octubre 2023-. Tras afrontar los estragos que dejó la pandemia en la salud mental de muchas personas, organizaciones y empleados se enfrentan a un fenómeno que afecta a los seres humanos a nivel físico, emocional y mental: el síndrome del ‘burnout’. Esta condición ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad laboral que causa estrés crónico, agotamiento, negativismo y desconexión con los logros personales.

Al respecto, la firma de servicios profesionales BDO en Colombia, explica cómo esta enfermedad representa un reto para los líderes y sus organizaciones, quienes deben tener estrategias de contención frente a este riesgo psicosocial.

Diego Bernal, director de recursos humanos de BDO en Colombia, indica que la diferencia entre estrés asociado al trabajo y el ‘burnout’ es que “el estrés habitual asociado al trabajo es una respuesta natural del organismo frente a tiempos de entregas ajustados, carga excesiva de funciones y presión desmedida por el cumplimiento rápido de resultados, que en algunas ocasiones puede ser fuente de motivación para enfrentar proyectos, pero debe ser bien gestionado. Por su parte, el síndrome del ‘burnout’ es una condición crónica relacionada con el estrés laboral, que se caracteriza por un estado permanente de agotamiento físico, emocional y mental, acompañado de sentimientos de incapacidad y desconexión que puede alterar la personalidad, autoestima y por supuesto los resultados en el trabajo”, señala el experto. 

El síndrome del ‘burnout’ fue incluido en la Clasificación Internacional de Enfermedades en 2022, lo que permite que sea considerado como otra patología y que tenga el mismo tratamiento en el Sistema de Seguridad Social. En ese sentido, los trabajadores pueden presentar incapacidades sobre esta enfermedad y el empleador deberá atender a las recomendaciones médicas que contribuyan a la recuperación y el bienestar en la salud del empleado.

La firma enfatiza en la importancia de abordar el estrés laboral como un problema de salud pública y destaca la necesidad de que las empresas tomen medidas para prevenir y gestionar el síndrome de fatiga en el trabajo.

Según el más reciente informe del Ministerio de Salud y Protección Social sobre teleorientación en atención psicológica en las líneas 192, se evidencia una preocupante situación relacionada con el estrés laboral en el país. Se encontró que un 19,25% de los trabajadores experimentan síntomas de ansiedad debido a motivos laborales. Además, un 12,94% sufre reacciones de estrés debido a altas cargas de trabajo, mientras que un 10,92% enfrenta depresión y un 3,25% presenta conductas suicidas relacionadas con factores personales y sentimientos negativos hacia su trabajo.

Vea el podcast de la Cámara Colombo Americana sobre el síndrome de burnout aquí: 

Sobre la conexión entre el estilo de liderazgo y el riesgo de ‘burnout’, Bernal asegura que hay total enlace entre cómo se lidera y la repercusión en la gestión emocional de la empresa. “El liderazgo desempeña un papel fundamental en la configuración y la forma en la que se da el clima laboral, así como la gestión de las necesidades y las expectativas de los empleados. Los estilos para liderar siempre van a influir en el nivel de estrés y agotamiento de los colaboradores. Los liderazgos autoritarios o de micro gestión, que tienden a ser tóxicos, llevan a las personas al límite y hasta el punto de enfrentar estrés crónico, que lo puede llevar a lo que hoy se denomina síndrome del trabajador quemado”.

Siendo así, esta nueva patología supone retos para las organizaciones y cambios para gestionar de manera efectiva el agotamiento laboral en sus trabajadores.

Bernal, director de recursos humanos de BDO en Colombia, recomienda tres principales acciones para que las empresas, integren sus esfuerzos en la prevención de este síndrome,  propiciando escenarios que generen felicidad laboral y salarios emocionales.

  1. Crear un entorno de trabajo saludable. Fomentar una cultura que promueva el equilibrio entre lo laboral y lo personal. Esto implica establecer límites claros de horarios, respetar periodos de descanso y vacaciones, cultura y empoderamiento de los empleados para desconectarse cuando estén fuera del ámbito laboral; permitirles además una comunicación abierta, donde los profesionales se sientan escuchados para mostrar y dar a conocer sus preocupaciones.
  2. Promover espacios de desconexión para elevar la productividad en el individuo, líder y equipo. Las empresas deben alentar a los empleados a tomar descansos durante el día de trabajo y aprovechar sus espacios libres, de vacaciones y de ocio especialmente, donde el trabajador tenga la posibilidad de ser productivo, pero que también sea consciente que puede y debe tener momentos de esparcimiento y descanso.
  3. Desarrollar un ambiente de trabajo positivo. Es un tema cultural, fomentar la colaboración y el reconocimiento mutuo, entre los miembros y equipos de trabajo, ayuda a crear un ambiente adecuado y elegible para trabajar de una manera feliz y productiva.

“Es clave tomar medidas y tener la visión para poder prevenir el síndrome y es una responsabilidad de la organización poder evidenciar este tipo de presión desmedida o diversas situaciones que hacen que los colaboradores vean estrés laboral, como un estrés altamente tóxico y crónico debido a la cultura de la organización”, señala.   

Finalmente, la firma BDO en Colombia asegura que cualquier sector empresarial puede estar en riesgo de presentar ‘burnout’, todo depende del equilibrio entre lo laboral y personal, así como las condiciones profesionales, no son adecuadas.