Giro de la Fed dominará un año de recortes de tasas de interés

9 de enero de 2024

En las economías emergentes, en ese contexto, bancos centrales como el de Brasil y Colombia, entre otros, ya empezaron el proceso.

09 de enero del 2024-. Los próximos 12 meses se perfilan como el año de los recortes de tasas de interés. Tras la campaña de endurecimiento más agresiva de las últimas décadas en 2022 y 2023, los bancos centrales de todo el mundo se disponen a empezar a relajar su política monetaria a medida que la inflación sigue retrocediendo.

Así lo refleja Bloomberg Economics, cuyo indicador agregado de tasas de todo el mundo muestra un descenso de 128 puntos básicos durante el año, liderado principalmente por las economías emergentes. En este contexto, bancos centrales como el de Brasil, entre otros, ya empezaron el proceso.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) liderará el giro de los países más ricos después de que sus autoridades monetarias proyectaran 75 puntos básicos de recortes para el año, marcando un cambio abrupto respecto a advertencias anteriores de que las tasas aun podrían subir durante gran parte de 2024.

Otros, como el Banco Central Europeo, son más reticentes a hablar de recortes, pero Bloomberg Economics espera que la primera flexibilización se materialice en junio.

Los mercados apuestan a que el Banco de Inglaterra también baje las tasas este mes.

Por su parte, Japón seguirá siendo el país más destacado entre sus pares, y se espera que el gobernador, Kazuo Ueda, por fin endurezca su política monetaria, poniendo fin a la última tasa negativa del mundo. En cuanto a las economías emergentes, se prevé que Argentina y Rusia apliquen fuertes recortes de tasas. Según el análisis, también se espera que el banco central de México, que se había resistido a este tipo de medidas, comience a relajar su política.

Tom Orlik, economista jefe global de Bloomberg Economics, manifestó que los bancos centrales desean dar la vuelta triunfal a medida que la inflación vuelve a la meta con solo un modesto impacto en el crecimiento.

“Los mercados aplaudirán el giro de la política monetaria y pondrán la banda sonora adecuada. La realidad, sin embargo, es que la política monetaria no tuvo mucho que ver con la presión pos pandemia sobre los precios en el camino hacia arriba, y no puede adjudicarse demasiado del crédito en el camino hacia abajo. Una de las conclusiones es que las herramientas de los bancos centrales son limitadas, y las fuentes de riesgo de inflación, amplias”, aseguró.

Los planes para bajar las tasas dependen de que la inflación siga desacelerándose. Por esta razón, los escépticos advierten que los precios en su mayoría aun están lejos de las metas de los bancos centrales y que la política deberá seguir siendo restrictiva.

Aún así, las cifras de inflación general y subyacente siguen enfriándose, encabezadas especialmente por los precios de los bienes, a los que se espera que siga el sector de servicios, lo que permitirá a los funcionarios comenzar a tomar medidas para aliviar la carga de los costos de endeudamiento sobre los hogares y las empresas.

Publicado en Portafolio, disponible aquí