Nuevas regulaciones contra el uso de baterías chinas podrían hacer subir el precio de los autos eléctricos en EE.UU.

5 de diciembre de 2023

El Gobierno de EE.UU. anunció nuevas regulaciones que apuntan a mantener las baterías chinas fuera de los automóviles eléctricos que se venden en el país, una medida que podría hacer subir el precio de los vehículos eléctricos para los conductores locales.

05 de diciembre (CNN Español) –.El Gobierno de Biden propuso este viernes una serie de normas que reducirían los subsidios para los vehículos que contengan componentes de baterías fabricados en China, o que sean producidos por una empresa con fuertes vínculos con Beijing.

China es el líder mundial en la producción de baterías para vehículos eléctricos y domina casi “todas las etapas de la cadena de suministro de baterías para vehículos eléctricos”, según un informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE) de 2023.

A partir del próximo mes, luego de un período de 30 días para comentarios públicos, los vehículos con estos componentes ya no serán elegibles para un crédito fiscal estadounidense completo de US$ 7.500, lo que permite a los clientes ahorrar dinero al comprar un automóvil eléctrico nuevo.

Esto se debe a que las nuevas directrices del Tesoro de EE.UU., el Servicio de Impuestos Internos y el Departamento de Energía prohíben el uso de piezas fabricadas o ensambladas por lo que llaman “entidades extranjeras de interés” (FEOC por sus siglas en inglés). El término se refiere a empresas con sede en China, Rusia, Corea del Norte o Irán, o con al menos un 25% de participación con derecho a voto, membresía en la junta directiva o propiedad de un gobierno de uno de esos países.

Además, “a partir de 2025, un vehículo limpio elegible no podrá contener ningún mineral crítico que haya sido extraído, procesado o reciclado por un FEOC”, según el Tesoro. Los funcionarios dijeron que excluirían temporalmente ciertos materiales de baterías que eran difíciles de rastrear para que las empresas pudieran tener tiempo de hacer la transición.

Las regulaciones podrían remodelar las cadenas de suministro de los fabricantes de automóviles. La AIE estima que dos tercios de la producción mundial de celdas de batería se encuentran en China, mientras que EE.UU. representa aproximadamente solo el 10%. China también lidera el procesamiento global de minerales necesarios para las baterías de vehículos eléctricos, como el grafito y las tierras raras. El país ha frenado recientemente las exportaciones de dichos materiales, citando la necesidad de proteger la seguridad nacional.

“El presidente Biden asumió el cargo decidido a revertir la tendencia de décadas de permitir que los empleos y las fábricas se vayan al extranjero, a China”, dijo en un comunicado del Tesoro John Podesta, asesor principal del presidente sobre innovación en energía limpia. “Estamos ayudando a garantizar que el futuro de los vehículos eléctricos se fabrique en EE.UU.”.

En una publicación de blog del viernes, John Bozzella, presidente del organismo industrial Alliance for Automotive Innovation, dijo que la propuesta brindaría a los fabricantes la claridad tan esperada.

“Pero la transición a los vehículos eléctricos requiere nada menos que una transformación completa de la base industrial estadounidense. Es una tarea monumental que no sucederá de la noche a la mañana”, escribió.

Las regulaciones ya han llevado al líder del mercado de vehículos eléctricos, Tesla, a advertir que algunos de sus vehículos pronto podrían encarecerse.

El sitio web de la compañía estadounidense afirma actualmente que dos versiones de su popular sedán Modelo 3 verán recortados los créditos fiscales, de los US$ 7.500 actuales a los US$ 3.750 en enero. El Modelo Y, que actualmente también es elegible para el subsidio completo, “probablemente” también enfrentará un crédito fiscal reducido después de finales de este mes, según un aviso del fabricante de automóviles.

Tesla es cliente desde hace mucho tiempo de CATL de China, el mayor fabricante de baterías para vehículos eléctricos del mundo. CATL se ha visto atrapado en una tormenta política en EE.UU. este año por su participación en una fábrica de baterías para vehículos eléctricos en Michigan que está construyendo Ford (F).

Los planes para la instalación de US$ 3.500 millones, que funcionaría como una subsidiaria de propiedad total del fabricante de automóviles estadounidense, pero produciría baterías utilizando la experiencia técnica de CATL, fueron vistos como una forma para que Ford aprovechara los créditos fiscales para los vehículos eléctricos. El fabricante de automóviles no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios enviada este lunes sobre cómo se vería afectado por el cambio en la regulación.

Se redoblan los esfuerzos por mantener la fabricación de autos eléctricos en EE.UU.

Las nuevas medidas se suman a los esfuerzos existentes en Washington para redirigir la fabricación de automóviles a EE.UU.

El año pasado, Biden presentó la Ley de Reducción de la Inflación, que exigía que, para ser elegible para el crédito de US$ 7.500, los vehículos debían ensamblarse en Norteamérica.

Gran parte de la producción de componentes y minerales de baterías también debía realizarse en esa región, y el 40% de los minerales críticos utilizados para crear la batería de un vehículo se extraían o procesaban en EE.UU., o en un país que tuviera un tratado de libre comercio con ese país, para que el vehículo fuera admisible.

Desde su implementación, la ley de 2022 ya ha llevado a las empresas a anunciar “casi US$ 100.000 millones en nuevas inversiones en vehículos y baterías limpios en EE.UU.”, según un comunicado de la Casa Blanca el viernes.

Pero limitar el número de automóviles que se abaratan mediante exenciones fiscales también puede resultar perjudicial para el objetivo de Biden de aumentar las ventas de vehículos eléctricos hasta representar el 50% de todas las operaciones de vehículos nuevos hasta 2030. “Los incentivos financieros desempeñan un papel importante en la adopción generalizada de vehículos eléctricos vehículos”, señalan investigadores de la Universidad George Washington en un estudio de 2022.

Los consumidores de todo el mundo han estado rechazando las políticas verdes, y cada vez hay más personas que no quieren o no pueden asumir gastos adicionales mientras luchan con mayores gastos vinculados a una inflación y tasas de interés elevadas.

Actualmente, de los más de 103 modelos de vehículos eléctricos a la venta en el país, solo unos 20 vehículos califican para parte o la totalidad del crédito fiscal, según Bozzella.

Si bien el Gobierno no especificó qué vehículos pronto dejarían de ser elegibles, el anuncio del viernes sugiere que “la lista de vehículos elegibles no desaparecerá por completo en 2024 (lo cual era una verdadera preocupación)”, escribió en su blog.

Los fabricantes de vehículos eléctricos chinos también enfrentan más obstáculos en otros lugares. En Europa, los legisladores están investigando el apoyo estatal de China a la industria tras un aumento de las importaciones de sus automóviles.

Beijing ha cuestionado la iniciativa, porque la califica como una “norma descaradamente proteccionista”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China no había respondido a las nuevas normas estadounidenses hasta las primeras horas de la tarde del lunes, hora local.

Publicado en CNN Español, disponible aquí