Visión estratégica




En la agenda Colombia -Estados Unidos estamos obligados a tener una agenda con visión de largo plazo, con una concepción diplomática bipartidista que ayude a darle solución a la lista de pendientes

Por: María Claudia Lacouture, Presidenta Ejecutiva de AmCham Colombia

Bogotá, 05 de febrero de 2024 (AmCham Colombia)- La agenda entre Colombia y EE.UU. cambia muy poco, son los mismos temas que reciben prioridades distintas según los intereses de los gobiernos de turno, y en ese proceso es que debemos ser proactivos para poner de primero aquellos asuntos que más nos interesan, como la cooperación al desarrollo económico, la facilitación del comercio para que más empresas puedan llegar al mercado estadounidense, la búsqueda de acceso para los productos agrícolas colombianos y múltiples oportunidades que hemos detectado y de las cuales solo tenemos anuncios y no acciones concretas. Se requiere una visión más estratégica que concentre más acciones y menos anuncios, más pragmatismo y menos ideología.

Las elecciones presidenciales en EE.UU. constituyen el principal hecho de la agenda política mundial en 2024. Habrá elecciones en 74 países y ninguna será más relevante para los colombianos.

Ciertamente EE.UU. ha sufrido un proceso de fragmentación política en aspectos económicos y sociales por temas como el aborto y los derechos civiles en el ámbito de las migraciones, así como en la educación, por lo que un regreso de Trump tendría efectos internos notables en elementos centrales.

Aunque Biden no ha hecho nada radicalmente distinto a Trump en materia migratoria, la cantidad de personas que tratan de ingresar a diario es una cuestión electoral y aunque los números en cuanto a empleo e inflación parecen favorecer a Biden, Trump aprovechará para referirse al tipo de trabajos que se están generando y a la dificultad en algunos sectores para encontrarlos.

En el ámbito internacional, si bien tienen formas distintas, en el fondo no difieren tanto, ni los asuntos externos pesan tanto como lo local. No obstante, en el tablero geopolítico están sucediendo muchas cosas, las tensiones son altas y los riesgos evidentes.

Habrá, entonces, muchos asuntos prioritarios sobre la mesa y eso obliga a plantearnos qué pasará en la relación con Colombia en estos diez meses de campaña y qué vendrá para el país después. No debemos equivocarnos, nuestra carpeta estará siempre debajo de las otras y no sucederá nada diferente a más de lo mismo si nosotros no hacemos un trabajo intensivo, persistente, estratégico y efectivo.

Para sacar mejor provecho debemos ser pragmáticos, conscientes de que tendremos mejores réditos si alineamos nuestros objetivos a las oportunidades, como la transferencia de tecnología y conocimiento para el desarrollo de la agroindustria y la producción de bienes intermedios y la transición energética, por ejemplo.

Estamos obligados a tener una agenda con visión de largo plazo, con una concepción diplomática amplia, bipartidista, que contribuya a darle solución a la lista de pendientes, presentarnos como un aliado necesario, sobre todo ahora que el sistema comercial y productivo se mueve de un lado a otro, donde los bloques económicos son prioritarios y donde Colombia tiene la posibilidad de liderarlo con más pragmatismo y menos al idealismo, con una agenda propositiva y una promoción internacional eficiente.

Foro agenda Colombia-EE.UU.

Este martes 6 de febrero, AmCham Colombia, la Cámara de Comercio Americana, desarrollará un foro sobre en qué va la agenda Biden-Petro y los retos de la relación bilateral. Desde las 8 de la mañana en Club El Nogal con participación de funcionarios y expertos de ambas naciones y transmisión por las redes sociales.

Publicado en La República, disponible aquí