EDICIÓN 158 - 2020 / Guía Legal          


Intervencionismo fuerte, rápido y de impacto

Análisis de las ayudas y facilidades que el gobierno y otras entidades han puesto a disposición de las empresas.

Por Araújo Ibarra Consultores Internacionales


Las memorias autobiográficas de Ben Bernanke, quien relevó a la leyenda Alan Greenspan como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, las denominó su autor “The Courage to Act” y trataron sobre las decisiones que se tuvieron que tomar en la crisis de 2008 para rescatar la economía estadounidense del colapso financiero y mitigar lo que habría podido ser una recesión mucho peor, si no se hubiera actuado con premura y grandes paquetes de estímulos económicos.

Hoy, con la pandemia del Covid-19, nos enfrentamos a la depresión económica más fuerte conocida por esta generación, lo que ha llevado a los gobiernos a poner especial énfasis en estimular las economías después de haber tomado la difícil decisión de parar los sectores productivos de tajo, confiando en que cuando se vuelvan a abrir, el efecto no sea tan negativo y se consiga reavivar la economía con el menor daño en cuanto a quiebras empresariales, pérdidas de empleo e incluso una posible crisis financiera.

El Gobierno colombiano se ha visto en la obligación de pasar por alto la regla fiscal y olvidar a las calificadoras de riesgo momentáneamente. Los primeros frentes que abanderó fueron los programas sociales liderados por el DNP, quienes tuvieron la oportunidad de mostrar, mediante el ingreso solidario y la devolución del IVA, la robustez de unas bases de datos que se han venido trabajando y mejorando por más de 20 años, y que ya se venían probando a través de programas como Jóvenes y Familias en acción y el programa Adulto Mayor.

A través, primero de Bancóldex y Findeter, y ahora buscando dar garantías de hasta el 90% del capital prestado mediante el Fondo Nacional de Garantías, el Gobierno está tratando de calmar el nerviosismo de la banca comercial para que apoyen a las empresas con capital de trabajo. Los empresarios están buscando recursos frenéticamente, incluso saliendo de sus inversiones más líquidas en momentos en que los precios se encuentran en mínimos históricos para su venta, haciendo lo contrario de la máxima “compre barato y venda caro”.

El Banco de la República ha inyectado capital permanente a la economía, aumentando los cupos de liquidez, extendiendo el grupo de entidades que tienen acceso a estos recursos, permitiendo el uso de títulos tanto de deuda pública como privada para garantizar las operaciones del mercado monetario, así como con la compra de títulos para asegurar que haya un comprador al otro lado de las puntas de venta. La disminución de tasas por parte del emisor ha mostrado que las decisiones se tomarán de forma gradual. La última medida adoptada por la entidad fue la disminución del encaje bancario.

Por parte de la DIAN, se han tomado medidas desde el punto de vista del cambio del calendario tributario para aplazar el pago de impuestos y una medida de caja que se ha recibido de forma muy positiva ha sido la devolución abreviada de impuestos. Otra disposición que se recibió con mucha satisfacción fue la tomada para disminuir temporalmente la cotización al Sistema General de Pensiones.

La economía tiene un fuerte componente psicológico y por eso uno de los indicadores más importantes está dado por la confianza del consumidor. Lo que se espera es generar suficiente confianza para que, una vez superada la crisis, conseguir que las personas decidan gastar y no se dediquen exclusivamente a ahorrar. El mundo superará esta dificultad y países que hayan mostrado reacciones rápidas de contención, como Colombia, serán vistos con buenos ojos por inversionistas internacionales que tendrán que reinvertir sus recursos en algún momento. Casi todo se ve barato en estos instantes. 

La situación sanitaria por la que está atravesando el mundo entero ha traído consigo una serie de desafíos importantes, entre los que destacan, la toma de decisiones oportunas y asertivas para impactar lo más mínimo lo económico, sin dejar de lado la protección de la salud.

Please follow and like us: