Edición 170 - Recursos Humanos 2021          


Diversidad e inclusión: ¿por qué es una necesidad empresarial?

Por Lucie Claire Vincent, presidente Clúster Andino de Philip Morris International (Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela).


Los modelos de organización tradicional al interior de las compañías se han transformado profundamente como respuesta a la evolución tecnológica y la globalización. Esto ha generado una necesidad inevitable que se origina en el seno de las organizaciones, atraviesa todos los procesos internos y desemboca en resultados tangibles y medibles: líderes que fomenten políticas corporativas de Diversidad e Inclusión –D+I-.

Estos programas de D+I abarcan diferentes aspectos que incluyen la equidad de género, programas de crecimiento y formación, igualdad salarial entre hombres y mujeres, y políticas parentales que tengan en cuenta una visión holística de lo que representa la familia. Este último, sin lugar a duda, impulsa una visión de sociedad que rompe con los estereotipos de género y transciende en entender que las personas, y no solo las mujeres, están involucradas en la crianza y el cuidado de sus familias.

En ese sentido, desde los programas de D+I, una de las prioridades de las organizaciones debe ser el fomento del desarrollo profesional y el auspicio de una vida de hogar gratificante donde ambas se complementen y potencialicen. Con este cambio de concepción no sólo se materializa y reconoce el hecho de que todas las familias tienen estructuras diferentes, sino que también abre las posibilidades para generar políticas corporativas dirigidas a todos los colaboradores en aras de que disfruten su rol como miembros de familia.

Este tipo de políticas no sólo contribuye a que exista un balance entre la vida de hogar y laboral de los colaboradores, sino que construye una organización inclusiva para todos y ciertamente, genera resultados medibles para los negocios. Por ejemplo, en Philip Morris International se estableció, a nivel global, una nueva política parental que rompe con los estereotipos de género y establece un permiso parental que se centra en las personas. En ese sentido, esta iniciativa proporciona a los cuidadores primarios un mínimo de 18 semanas de permiso parental totalmente pago y a los cuidadores secundarios, un mínimo de 8 semanas.

Esta política, además de garantizar la igualdad de acceso a oportunidades para todos sin importar su género, fomenta la diversidad y la libre expresión de la personalidad. Es importante tener en cuenta que construir una organización inclusiva representa implementar procesos y políticas que representen igualdad efectiva de oportunidades laborales y personales para todos los colaboradores.

Mi invitación para los líderes de las organizaciones es fomentar e implementar políticas inclusivas que les permitan a todos sus colaboradores desarrollarse y disfrutar de su vida más allá del tiempo en la oficina. Está en nosotros contribuir con la construcción de un mundo que siendo diverso sea inclusivo y permita que las personas sean felices y se reconozcan con plenitud para que puedan aportar de manera relevante a la sociedad desde su quehacer profesional y personal.

Velar por la diversidad e inclusión en escenarios laborales permitirá contribuir con el desarrollo integral de los colaboradores, tanto a nivel profesional como personal. Philip Morris International, PMI, analiza los beneficios de estas prácticas empresariales.

Octubre 2021