Edición 181 - Sector Farmacéutico 2022          


Medicamentos genéricos: tres estrategias ante los retos y oportunidades del Sector Salud en Colombia

Por Diego Méndez Larrañaga de KPMG Colombia


En Colombia, de acuerdo con datos del Clúster Farmacéutico de la Cámara de Comercio de Bogotá, el mercado de medicamentos genéricos da cuenta del 41% del volumen total de los medicamentos de prescripción, que a su vez se llevan el 83% del mercado en el país.


De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, a cifras de 2019 el gasto de salud como porcentaje del PIB en Colombia ascendió al 7,7%, por debajo del promedio de los países que conforman esta organización, que se ubicó en el 8,8%.  La cifra oficial del Ministerio de Salud y Protección Social para este indicador de gasto fue del 8% para 2021, partida nominal que para salud fue de $36 billones de pesos, un 11,4% del Presupuesto General de la Nación para esa vigencia.  En línea con esto, la Cámara de la Industria Farmacéutica de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia ANDI, presenta para 2019 un gasto en medicamentos, como parte del gasto en salud, del 21%.

A este panorama, y teniendo en cuenta lo también informado por el Ministerio de Salud sobre el nivel de aseguramiento al 99,6%, pueden incorporarse dos de los elementos que vienen siendo planteados por el actual Gobierno Nacional a manera de retos estratégicos para el sector.  Por un lado, mejorar el acceso a los servicios de salud, principalmente en las zonas rurales del territorio y, ligado a esto, fortalecer la atención primaria desde componentes preventivos y predictivos. 

Todo lo anterior plantea un reto enorme en términos de economía en salud, ante la evidente necesidad de distribuir de la mejor forma los recursos disponibles a lo largo de los diferentes actores de la cadena, buscando mejores resultados en el marco de la atención integral de las personas, sin perder de vista que estas deben ser el centro del sistema; tanto para el mejoramiento y cuidado de su salud, como para la cura de su enfermedad. 

Específicamente para el sector farmacéutico, dicho reto puede ser entendido como la capacidad de aportar todo su conocimiento y experiencia al sistema, que permita optimizar los recursos y generar las eficiencias que garanticen la posibilidad para la población, de contar con el acceso a moléculas y tratamientos innovadores, a la vez que gradual e incrementalmente se permita el uso de medicamentos genéricos, en donde se considere posible, pertinente y adecuado.

La oportunidad entonces de estos últimos es importante y cuantificable.  De acuerdo con estudios realizados por KPMG a nivel global, la penetración de los genéricos está incrementando.  Estados Unidos lidera con una cuota del 90% del volumen de todo el mercado de prescripción de medicamentos (2019).  Por encima del 41% estimado con el que cuenta Colombia se encuentran también países como Reino Unido (85%), Australia (84%), China (84%), Alemania (81%), India (73%), Japón (68%), España (48%) y la Unión Europea (67%) como consolidado.  Por debajo estarían países como Bélgica (34%), Francia (28%) e Italia (22%).  Por otro lado, la expiración de patentes de medicamentos de moléculas pequeñas casi que se doblará para el 2026, lo cual abre nuevas puertas a los fabricantes de genéricos, con mayor oportunidad para algunas líneas terapéuticas como oncología, sistema nervioso central y antibióticos sistémicos, por ejemplo.  Solo en 2022 y 2023, expirarán 291 y 254 patentes de este tipo de moléculas a nivel global. 

A pesar de este reto y las oportunidades, la industria de genéricos enfrenta en la actualidad dos fuerzas opuestas que complejizan el crecimiento y la rentabilidad.  Por una parte, como se menciona, la demanda continúa en ascenso.  Al mismo tiempo, las barreras incrementan, expresado principalmente en restricciones de la cadena de suministro y el potencial deterioro de la microeconomía de la misma industria.  Esto, como resultado de las altas dinámicas naturales de los ciclos de demanda, suministro y escasez, que alteran constantemente la entrada y salida de jugadores en el mercado, así como la fijación de precios.  Si la industria acepta este statu quo es previsible que su futuro continúe entre la commoditización y la erosión de la rentabilidad.

A través de los análisis de la industria que adelanta KPMG, se han identificado tres (3) escenarios para cambiar lo anterior, todos posibles y no mutuamente excluyentes. Convertirse en un jugador más grande y mejor, considerando a través de fusiones y adquisiciones el incremento de escala que permita negociaciones más efectivas con compradores consolidados.  Eliminar el intermediario, rediseñando la cadena de suministro a través de integraciones horizontales hacia atrás y delante de la cadena, para reducir dependencia de los distribuidores y proveedores de materias primas (APIs), asegurando la cadena de suministro en tiempos de alta volatilidad.  Y tercero, desarrollar genéricos con mayor valor agregado, en lugar de enfocarse en productos genéricos idénticos, invertir en innovación para crear productos diferenciados y de más alto valor agregado.

El sector de los medicamentos enfrenta grandes retos en la industria de la salud. Aunado a los retos existentes, las perspectivas de la nueva administración incluyen nuevos escenarios a tener en cuenta. KPMG realiza un análisis de este panorama y ofrece algunos consejos.

Noviembre 2022