ChocoMine: emprendimiento del Cesar que creció gracias al proyecto MIDE de Drummond Ltd




A través del proyecto Incubadora de Emprendimientos, que implementa el Modelo de Incubación y Desarrollo Empresarial (MIDE), Drummond Ltd. y la Universidad del Área Andina han impulsado emprendimientos en las zonas de influencia de la compañía minera. ChocoMine, “Una mina de sabor”, con sede en La Jagua de Ibirico, Cesar, es uno de ellos.

Bogotá 18 de enero 2022-. Verónica Zuleta, líder del emprendimiento, y Dania Barreto, representante legal de la Asociación de Mujeres Chocolateras de La Jagua de Ibirico (Asomujai), junto con ocho mujeres más, transforman el cacao local y producen chocolate de mesa y otros productos derivados del cacao, en distintas presentaciones.

“Mi mayor impulso para crear empresa era ser una mujer independiente, pero, sobre todo, aportar a la economía del municipio.  Que mujeres cabezas de hogar puedan decir que pueden sostener su familia gracias a su empresa, ya que ChocoMine es una empresa solo de mujeres”, detalló Verónica Zuleta.

Drummond, a través del acompañamiento técnico de esta alianza, capacitó a estas mujeres a nivel empresarial y administrativo. Asimismo, hizo entrega de una tostadora de 10 kilos y un mesón que elimina burbujas, el cual les ha facilitado el proceso, ya que anteriormente lo elaboraban de forma manual. También les entregó dos mesones en acero inoxidable.

De esta forma, continúa fortaleciendo el emprendimiento y a su vez al sector micro-empresarial en el corredor minero y el corredor férreo.

“En cuanto a planes a futuro, buscamos estabilizar la producción, adecuar la planta totalmente y ser proveedores de las empresas Compass Group y Cosecharte. Mi mayor deseo es posicionar la marca a nivel nacional e internacional, y que esto pueda ser un empleo sostenible para muchos hogares”, expresó Zuleta.

Transformación del negocio

ChocoMine inició con muy pocos recursos. Todo se hacía de forma manual: tostaban en un caldero, molían y hacían el descascarillado del cacao con las manos.

Empezaron a vender chocolate bajo la modalidad “puerta a puerta”, a amigos y familiares. Al ver la aceptación del producto, lograron adaptar la fórmula para reducir costos y al mismo tiempo satisfacer a sus clientes.

Actualmente, cuentan con una sede para su producción. De ahí venden a Valledupar, Becerril, Agustín Codazzi, Curumaní y Aguachica, Cesar, a través de cafeterías, y en La Jagua de Ibirico, en tiendas y supermercados principales.

Drummond contribuye al desarrollo productivo de su área de influencia, aportando simultáneamente a la materialización de los planes de desarrollo municipales, la reactivación económica, la consolidación de fuentes de empleo y la diversificación productiva de la región.