¿Cómo impactarían los resultados de las elecciones de EE. UU. en las relaciones con Colombia y la región?



Expertos concluyeron que un cambio de administración implicaría cambios en las relaciones entre EE. UU. y la región, con una mayor disposición para trabajar como socios comerciales, pero inicialmente las prioridades estarían concentradas en la reactivación económica y la superación de la crisis económica en ese país.

 

Bogotá, 10 de agosto de 2020 (AmCham Colombia).- Un cambio de Gobierno en las próximas elecciones en Estados Unidos, por una administración demócrata, sería provechoso para Latinoamérica en la medida que se recuperarían las relaciones a nivel global y se abrirían oportunidades comerciales, especialmente, para los países más cercanos a Norteamérica; no obstante, dada la actual contingencia y los graves efectos que ha generado en EE. UU., parte de las prioridades se enfocarían en la reactivación de la economía, la ejecución de reformas fundamentales y la superación de la polarización en ese país. 

Así lo concluyeron Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano; y Dan Restrepo, asesor del partido Demócrata en asuntos de Seguridad y Política Exterior, durante la apertura del ciclo de conversatorios ‘Agosto Estados Unidos – Colombia’, organizado por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, que fue moderado por el director de la revista Semana, Alejandro Santos.     

De acuerdo con los analistas, a menos de 90 días de las elecciones en Estados Unidos hay mucho en juego. El país se encuentra en un momento crítico, combinado por tres principales elementos: primero, la contingencia por el covid-19 que ha dejado cifras alarmantes; segundo, la crisis económica, producto en gran medida de la pandemia, con niveles de desempleo y contracción económica que no se veían desde la Depresión de los años 30; y tercero, una crisis de protestas callejeras por la injusticia racial y la violencia policial.  

Esta situación le ha costado apoyo político al presidente Donald Trump, pues ha perdido puntos a nivel nacional y también en estados claves que serán decisivos en el proceso electoral, de ahí que su principal rival, Joe Biden, se posicione como una de las opciones más favorables. 

¿Qué se puede esperar si Biden gana las elecciones? 

Para Michael Shifter, si las elecciones fueran hoy, Joe Biden, el candidato demócrata, ganaría la contienda electoral. No obstante, aunque vendrían distintos cambios, EE. UU. no atraviesa un buen momento, el país está muy polarizado y gran parte de la población está en difíciles condiciones económicas, por lo que, el nacionalismo que se ha visto en los últimos años no va a desaparecer tan fácilmente.  

“Biden va a tener que concentrarse en reactivar la economía con inversiones en infraestructura, realizando reformas fundamentales en salud y educación, y haciendo todo lo posible para superar la polarización y mejorar la gobernanza”, señaló Shifter. 

En el plano internacional, la prioridad para un gobierno de Biden también sería enfrentar la crisis económica a nivel global y reparar el daño a las alianzas en muchas partes del mundo, pues “en los últimos años se ha visto un mundo al revés, donde los adversarios son los amigos y los amigos son los adversarios, por lo que se espera que esto cambie”. En cuanto a las relaciones con China, también se esperaría una mayor diplomacia, ya que la posición del partido demócrata es mucho más firme y civilizada.  

“Con Trump ha habido bastante presión para que los países elijan entre EE. UU. y China como socios, lo que se espera que sea muy diferente con Biden, quien trataría de implementar una agenda más positiva, reconociendo que hay competencia y que China ofrece muchos atractivos para la región, pero sin recurrir a presiones ni amenazar a los gobiernos”, aseguró Shifter. 

Si bien, para América Latina, el cambio de Gobierno también sería positivo, pues según el presidente del Diálogo Interamericano, se esperaría una evolución y un proceso más ordenado para la toma de decisiones que se ha debilitado en los últimos años; en general, la región no figura como prioridad en la política exterior de EE. UU. y no debería esperar que lo sea en la administración Biden, aun cuando el candidato tiene antecedentes de ocho años trabajando dentro de esta, sobre todo en Centroamérica. 

¿Y si Trump es reelegido? 

Básicamente, se esperaría más de lo mismo, la política que se ha visto en estos cuatro años de Gobierno se mantendría, con bastante indiferencia hacia el resto del mundo, en política exterior, los mismos instrumentos basados en presiones y sanciones a países que no cooperen con EE. UU. 

“Hay que recordar que Trump ha transformado y tomado control del partido Republicano, ese espíritu bipartidista, que fue tan evidente y aportante hace 20 años con la aprobación del Plan Colombia, ya no existe y es difícil que vuelva pronto”, puntualizó Shifter. 

El asesor del partido Demócrata, Dan Restrepo, coincide en que un segundo periodo de Trump implicaría continuidad, ya que su nativismo tiene efectos muy fuertes sobre la relación y el trato hacia los países latinoamericanos se mantendría en una segunda administración.  

El impacto en Colombia 

 

Para Shifter, bajo un gobierno de Biden, la democracia y los derechos humanos volverán a ocupar un lugar importante ante la política exterior en el mundo, incluyendo a América latina. En este sentido, en la relación con Colombia, que aborda todo tipo de intereses, puede haber más énfasis en temas como la paz y el asesinato de líderes sociales que se ha visto en la actual administración. En cualquier caso, “hay un acuerdo y consenso sobre la importancia de las relaciones económicas, de ahí que, independientemente de quién gane va a mantenerse bastante fuerte.  

Al respecto, el asesor del partido Demócrata ve mayores oportunidades para la región, en particular, hacia el norte del hemisferio, bajo un Gobierno de Biden, por razones de integración con Estados Unidos, de conectividad, distancias y capacidad. Algo que no ocurriría con Trump “porque es más proteccionista y aunque aparenta querer romper los lazos con China y Asia, realmente, lo que quiere es que se muevan a EE. UU. y no a las Américas”. 

Según Restrepo, ese panorama abre una puerta importante a los países latinoamericanos y, aunque México podría ser el más beneficiado, no tiene muchas posibilidades dado que su Gobierno está mirando hacia atrás y tomando decisiones que están asustando a los inversionistas; por lo que le abre el campo a otras naciones, como Colombia, por ser es el próximo país grande, serio y con capacidad de cercanía con EE. UU. 

“Con Biden como presiente, que esta más abierto a trabajar como socios en la región y más vinculado a la realidad del mundo, sí veríamos una oportunidad, obviamente, serán las empresas las que tomen las decisiones, basadas en las realidades económicas, judiciales y la certidumbre de cada país, pero habrá oportunidades y es importante para la región y, en particular, para Colombia saber aprovecharlas”, destacó Restrepo.    

En ese sentido, Shifter es más escéptico pues, aunque considera que Colombia, y la región en general, sí tiene oportunidades ante un cambio de Gobierno en EE. UU., también hace diez años hubo oportunidad para que fuera la década de América Latina y no fue así, ya que “mientras haya corrupción, la cual ha sido agravada por la pandemia, y falte Estado de Derecho y reformas fundamentales, se van a limitar las posibilidades para que resurjan las fuentes de capital e inversión en la región”.