En EE.UU. coinciden en urgencia de levantar bloqueos, no estigmatizar protestas y apertura el diálogo




La Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, expuso las preocupaciones que le manifestaron varios sectores  estadounidenses frente a los bloqueos en Colombia y los resultados de la visita que adelantó la semana pasada a Washington una misión empresarial bajo su liderazgo. 

Bogotá, 31 de mayo de 2021 (AmCham Colombia).- Los diferentes sectores con los que una delegación de empresarios liderada por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, se reunió la semana pasada en Washington, coincidieron en señalar la urgencia en levantar los bloqueos en las carreteras del país, no estigmatizar la protesta pacífica y abrir los canales que se necesiten para acuerdos de largo plazo.

Así lo señaló el subdirector de AmCham Colombia, Santiago Marroquín, durante la participación de la entidad en el foro “La ruta para la recuperación y reactivación económica” organizado por la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes.

“Nos reunimos (en Washington) con representantes del Gobierno, del Congreso y con líderes de organizaciones no gubernamentales estadounidenses, quienes nos expresaron sus principales preocupaciones, entre ellas, la necesidad que se suspendan los bloqueos y que el Estado recupere el control del orden público”, explicó Marroquín.

Asimismo, los diversos actores en Estados Unidos señalaron la importancia de no estigmatizar las protestas, estar abiertos al diálogo y abrir canales permanentes para lograr acuerdos al menor tiempo posible. En este sentido, manifestaron que se debe reunir a todos los sectores y acordar una agenda que recoja las reivindicaciones sociales y garantice la reactivación económica. 

“También, esperan que se investiguen los hechos sucedidos y se sancionen a quienes hayan cometido excesos o delitos, tanto del lado de los manifestantes como de la Fuerza Pública, y enfatizaron en que la polarización política poco contribuye a construir los puentes necesarios para negociar la pronta normalización, por lo que solicitaron a los líderes políticos y sociales colombianos que busquen de manera urgente acuerdos mínimos, sólidos y duraderos”, aseguró Marroquín. 

Vea la presentación de Santiago Marroquín, subdirector de AmCham Colombia

La delegación estuvo compuesta por  10 empresarios que tuvieron reuniones con el Departamento de Estado, Departamento de Comercio, asesores de congresistas republicanos y demócratas que siguen la situación de Colombia, Human Rigths Watch, WOLA, Diálogo Interamericano y USAID, entre otros.

Marroquín añadió que otra de las preocupaciones en Estados Unidos es la manera como algunos líderes políticos nacionales han propiciado la radicalización de las manifestaciones y verían como un avance significativo que se adopte una actitud conciliadora. En cuanto al panorama económico, afirmaron que, como parte de la reactivación y la normalización, es fundamental restaurar la confianza, recuperar las calificaciones de riesgo y darle seguridad a la inversión. 

Durante la visita a Washington también resaltó que, en Estados Unidos existe una actitud positiva para contribuir con el diálogo y buscar cooperación internacional para que Colombia supere la crisis de la pandemia, por lo que se establecieron canales de comunicación para intercambiar información, mantener contactos efectivos y evitar que las versiones periodísticas y de redes sociales sean una fuente dominante. 

Consensos para las propuestas de reactivación económica 

En cuanto a las propuestas para la reactivación económica, AmCham Colombia se mostró de acuerdo con una revisión de la estructura tributaria con amplio “consenso político y social que considere las reivindicaciones de las propuestas, la importancia de generar empleo y de no afectar la productividad industrial”.

Marroquín agregó que el sector privado está comprometido la reactivación del país, de ahí que, existe un entendimiento de aceptar temporalmente la carga tributaria en temas como el aumento de la tarifa del impuesto de renta y la reducción del descuento del ICA con el fin de garantizar que el Estado cuente con los recursos necesarios para superar la pandemia, sanear las finanzas públicas y garantizar los ingresos para programas sociales destinados a los más vulnerables.