Edición 162- Agenda Tributaria 2021          


Perspectivas hacia la próxima reforma tributaría

Por PricewaterhouseCoopers, PwC Colombia


Después de un 2020 lleno de incertidumbre, medidas de aislamiento obligatorio y un gasto fiscal que puso en jaque las finanzas del Gobierno, llega un 2021 esperanzador, que trae un ambicioso plan de vacunación para los colombianos. Al igual que los ciudadanos, el Gobierno también esperaba con ansias la llegada de la vacuna que combatiría a capa y espada los dos males que asediaron las finanzas nacionales en el 2020: i) la disminución en el recaudo tributario y ii) los elevados gastos en los que tuvo que incurrir para atender la emergencia sanitaria.

Hoy en día, la vacuna está en proceso de llegar a Colombia, todos los días el número de contagios aumenta y las UCI están copadas. Adicionalmente, la brecha fiscal de la Nación sigue creciendo, pues la reactivación económica que impulse el recaudo tributario no ha iniciado y los gastos para el control de la crisis no disminuyen.

A pesar de lo anterior, el Gobierno no se ha mostrado indiferente a la crisis. Las circunstancias actuales le han obligado a actuar para que la crisis sanitaria no se convierta en el factor que desborde el endeudamiento de la Nación y la haga perder su grado de inversión.

En esta búsqueda de financiamiento y estabilidad económica para los próximos años se han considerado todas las opciones. Sin embargo, entre otras, las propuestas que más han resonado en los medios nacionales son: i) la venta de activos de la Nación y ii) una nueva reforma tributaria.

En primer lugar, se había especulado mucho frente a la posibilidad de vender activos de la Nación para recaudar fondos para la crisis sanitaria. No obstante, el 28 de enero se confirmaron los rumores. Ecopetrol anunció públicamente que había presentado una oferta no vinculante para adquirir la participación de la Nación en ISA, correspondiente al 51.4% de las acciones. La operación se haría por un valor cercano a 4.000 millones de dólares (14.3 billones de pesos). Además, vale la pena recordar que el Grupo de Energía de Bogotá también demostró interés por adquirir la participación. De manera tal, que la venta de algunos activos de la Nación para conjurar la crisis pasó de ser un simple rumor a algo mucho más concreto.

En segundo lugar, otra noticia que fue confirmada en días anteriores es la expedición de una nueva reforma tributaria para incrementar los ingresos de la Nación. Si bien todavía no se conoce el texto del proyecto de esta reforma, el ministro Carrasquilla ha manifestado su interés en ampliar la base declarantes y contribuyentes del impuesto sobre la renta y eliminar beneficios, entre los cuales se encuentran especialmente las exclusiones del IVA, pues considera que se está dejando de percibir mucho dinero en asuntos que necesariamente estimulan la economía.

Teniendo en cuenta lo anterior, el 2021 será un año de reforma tributaria, en donde la economía aún no ha iniciado su etapa de recuperación, pues los picos de la pandemia no han permitido aún salir de las condiciones de crisis. Por lo tanto, las expectativas frente al resultado del estudio de beneficios por parte del comité de expertos, la implementación de acciones consecuentes con el resultado del estudio del comité de expertos para impuestos territoriales, la economía digital dentro del contexto internacional, un eventual impuesto al patrimonio, los avances en la ampliación de la red de tratados para evitar la doble imposición, junto con la enajenación de activos de la Nación, parecen ser medidas idóneas para combatir la disminución en el recaudo y el incremento en el gasto público, ejecutadas de una forma responsable.

En medio del proceso de reactivación y recuperación económica del país, el Gobierno Nacional tiene hacia delante grandes retos a los que debe hacer frente para salir de la crisis sin perder todo el camino y el desarrollo logrado en los últimos años.

Febrero 2021

Please follow and like us: